• Federación CCN
  • Federación CCN
  • Federación CCN

Federación CCN

La Federación Centro Cristiano para las Naciones es un ministerio Carismático de servicio a la comunidad con una tradición demás de 24 años. Actualmente realizamos labores de asistencia social y espiritual, contamos con un equipo de voluntarios: médicos, ingenieros, arquitectos, sociólogos, psicólogos, músicos, artistas, profesores, entre otros que nos ayudan realizar tan importantes labores.

La Federación Centro Cristiano para las Naciones nació con un gran sueño de Dios en el espíritu del apóstol Guido Raúl Ávila, el cual junto a su esposa Elba Vallejos de Ávila nos trasmitieron a cada uno de los que estamos comprometidos y trabajamos para hacer realidad ese sueño.

Tiene sus inicios desde el año 1994, cuya base fue el Centro Evangélico Pentecostal (CEP), fundado en el año 1963. Para el año 1988 llegaron nuestros apóstoles Guido Raúl y Elba de Ávila, ellos realizaron una profunda revisión y cambios importantes que produjo el crecimiento y lo que representamos hoy en día en toda Latinoamérica.

Somos una congregación con visión apostólica; trabajamos como un cuerpo ministerial integrado por hombres y mujeres que ejercen el ministerio en los diferentes oficios y un equipo de trabajo que desarrolla actividades en las distintas áreas de servicio. Ejercemos el gobierno a través de un Presbiterio Nacional.

La Federación Centro Cristiano para las Naciones ha encaminado sus recursos materiales y humanos para responder a estas demandas, desarrollando programas y diseñando proyectos por medio de los cuales se alcanzan los objetivos. Hemos atendido cientos de miles de personas durante todos estos años, a través de asesorías espirituales, familiares, matrimoniales, financieras, médicas y profesionales; y a través de las áreas educativas y comunicación.

Bajo ésta visión apostólica creamos REDIMA, una Red de Ministerios Amigos a nivel mundial, cuya misión es impactar desde los gobernantes hasta cada ciudadano en las naciones con el Evangelio de Cristo Jesús. Y también ha nacido ESFORMI, la Escuela de Formación Ministerial, donde encuentras a personas dispuestas a aprender y a transmitir una palabra de revelación, enseñamos a las personas el por qué están plantadas en el mundo y cómo llegar a ser efectivos en su comunidad.

Formamos líderes que compiten en el campo de las ideas, que redimen la espiritualidad de las personas, sin perder su humanidad y que transmiten con la mente y hablan al corazón, con optimismo y esperanza.

Valores de la Visión

A  continuación compartimos  los  Valores  que  implementamos trabajando día a día las tareas asignadas dentro de la visión:

1.  VALOR: Familia. Todo  lo  que  hagamos  debe apuntar a restaurar  el núcleo que hace grande a una nación: la familia. “La sociedad en macro es el fiel reflejo  de  la  familia  en  micro”,  más  que  ganar  y restaurar  individuos  buscamos  ganar,  consolidar  y restaurar  familias.

2. VALOR: Evangelismo Compasivo.  Creemos en predicar la palabra a tiempo y fuera de tiempo y para eso  debemos  tener  un  corazón  lleno  de  compasión (Amor  a  Dios y  Compasión por  la  gente).  Todo  lo  que hagamos va a buscar fortalecer el principio de tener una vida fluyente en Cristo, para ir  una milla más por la  restauración  del  ser  humano  y  nuestras  sociedades.

3.  VALOR: Discipulado. Todo  lo  que  ejecutemos debe  fortalecer  la  columna  vertebral  de  la  visión; porque  discipulado  es  convertir  mentes invadidas  por las  tinieblas  y  enseñarlos  a  pensar  y  vivir  por  la cultura  del  Reino.   Somos  una  Federación  que trabajamos  sobre  procesos  formativos  y  no  sobre eventos esporádicos, todo evento debe fortalecer los procesos, por eso creemos en la  urgencia de educar y formar  por  encima  de  la  necesidad  de  entretener .

4.   VALOR:   Visión  e  Innovación. Somos  una  Federación  que  buscamos  proveer  a  nuestras  gente  de herramientas  que  sean  nuevas,  prácticas,  dinámicas  y necesarias  para  ejecutar  mejor la  manifestación del Reino. Hemos aceptado el riesgo inherente de seguir nuestra  visión  y  trabajamos  para  establecer  líderes transformadores con unción creativa, que administren  los  recursos  de  nuestras  naciones  bajo  los principios  del  Reino.  Formamos  líderes  que  se infiltren  en  la  cultura  para  gobernarla.  Buscamos empujar  hacia  el  progreso,  el  avance  y  romper  con la  zona  de  confort  de  cada  uno  de  nuestros miembros y líderes  para hacerlos más productivos.  Constantemente  estamos  revisando, evaluando  y  mejorando lo  que  tenemos  y  dispuestos  a los  cambios  que  sean  necesarios.

5.  VALOR: Excelencia  y  Servicio.  Toda  actividad que  hacemos  por  muy  sencilla  que sea  debe ser excelente,  buscamos  hacer  de  la  excelencia  un hábito  de  vida  y  no  una  experiencia  momentánea. La excelencia  no  debe  ser  nuestra  meta, debe  ser  nuestro punto  de  inicio. No  existe  excelencia  sin  tener  disposición  para servir,  y  no  hay  calidad  de  servicio  si  no  se  busca  ser excelente  en  lo  que  se  hace.

6. VALOR: Productividad.  Creemos que  la  gente que  prospera  es  la  gente  productiva,  trabajamos  para desechar  la  mentalidad  de  subsidio,   pobreza, miseria,  por  la  mentalidad  de  trabajo,  inversión, progreso  y  desarrollo.

7. VALOR: Generosidad. Una característica  vital de los hijos discípulos es que somos gente dadivosa con  todo  lo  que  ejecutamos.  Sabemos  que  en  los códigos del Reino Dios se exalta al generoso no al codicioso. Por esta razón sin importar  la  condición económica  de  nuestra  gente,   siempre le inculcaremos  el poder de la  dadivosidad, para poder vivir  en  genuina  libertad  financiera.  Es  Palabra  de Dios  que  solo  cuando  damos  podemos  pedir  y recibir .

8. VALOR: Lealtad. Somos leales a una visión que busca  transformar  una  nación,  trabajamos  por  un proyecto  que  manifestará el  Reino en  toda  nuestra tierra.  Sin  lealtad  no  hay  equipos  fuertes,  no  hay  responsabilidad, no hay  fidelidad y no hay cumplimiento  de  metas.  Esa  lealtad  debe  ser integral:  Leales  a  los  procesos  de  la  visión,  a  nuestra Iglesia,  a  nuestros  líderes,  a  la  familia,  a  la  nación,  al manejo de  nuestras  finanzas  que  incluye  el  diezmo  y las  ofrendas.

9.  VALOR: Regeneración. Creemos  que  una genuina  transformación  se  ejecuta  de  “adentro  hacia afuera”,   todo  lo  que  hagamos  y  ejecutemos siempre  buscará  revelar  que  trasformación personal   nos  l levará  a  una  transformación nacional,  si  cada  individuo  se  vuelve  responsable  de sus actos podremos dar una contribución positiva a la  sociedad.

10.  VALOR:   Compromiso.  Creemos   que   si queremos  avanzar  hacia  lo  mejor,  debemos  ser desafiados  a  superar  nuestros  propios  resultados,  los mediocres  buscan  una  competencia,  los  genios compiten  consigo  mismo.  Creemos  en  presionar para sacar lo mejor de cada individuo,  pero también premiar la disposición de avanzar hacia la concreción  de  metas.

Es  muy  importante  cada  valor  porque  le  da  vida práctica  a  las  diferentes  actividades  y  ministerios   de la  visión  CCN. En  nuestras  fuerzas  las  metas del  año 2017  parecen  imposibles,  pero  las  lograremos  con  la gracia del Señor en nosotros, Él siempre va a obrar con  poder.

Entendidos  en  que  aplicando  los  principios  de  Dios y  los  valores  de la Visión ¡Vamos  por  más!

#ValoresCCN

 

Sígueme en mis redes sociales

Escalera del éxito

Forma parte clave de los procesos de crecimiento dentro de nuestro liderazgo

Somos CCN

Conoce a nuestra Federación
Federación CCN

Federación CCN

Ver más

Federación CCN
Apóstol Guido Raúl Ávila

Apóstol Guido Raúl Ávila

Ver más

Apóstol Guido Raúl Ávila
Apóstol Elba de Ávila

Apóstol Elba de Ávila

Ver más

Apóstol Elba de Ávila