Noticias

1501256003_738.png

COMUNICADO URGENTE

AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA y DEMÁS PERSONEROS DEL GOBIERNO NACIONAL, A LOS SECTORES DE OPOSICIÓN Y A TODO EL PAÍS

Caracas, 28 de julio de 2017

Nosotros, las Organizaciones Cristianas Evangélicas aquí representadas, por medio del presente comunicado levantamos una voz pastoral para el País, cumpliendo nuestra función de guías espirituales de la nación, sin estar motivada nuestra postura por tendencias e inclinaciones políticas ni de derecha ni de izquierda, sino con el único objeto de traer la luz y el consejo de Dios DE ACUERDO A LAS SAGRADAS ESCRITURAS, de contribuir a alcanzar la justicia,  la paz, y la reconciliación de la nación y así ayudar en la solución de los conflictos que hoy enfrentamos EN NUESTRA AMADA VENEZUELA. Motivado a esto le hablamos…

AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Dice la Palabra de Dios, la Biblia, en el Salmos 2:10-11

«Ahora, pues, oh reyes, sean prudentes; admitan amonestación, jueces de la tierra. Servid al Señor con temor, Y alegraos con temblor.»

Señor Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, le bendecimos y solicitamos del Señor Dios todo poderoso, le otorgue sabiduría para tomar las decisiones correctas en esta difícil situación que atraviesa el país, en tal sentido, hoy queremos dirigir a usted muy respetuosamente nuestro aporte:

Señor Presidente, Venezuela es una gran familia con muchísimos hijos, a los cuales llamamos hijos de la patria, y el Presidente de la República de cualquier país, en sentido figurado, debe ser como un buen padre institucional para su país.

Es por eso que nos dirigimos a Ud. como padre de todos los hijos de Venezuela, de los gobernados y de los que junto a Ud. gobiernan, que considere en primer lugar y de manera inmediata en nombre de Dios y en nombre de la paz y reconciliación de la familia venezolana, suspender el llamado a la  Asamblea Nacional Constituyente convocada para este domingo 30 de julio, por haber, causante a su convocatoria,  marcadas diferencias de posiciones y enfrentamientos inútiles y sangrientos entre los hijos de la nación, sus hijos.

En segundo lugar, de igual manera, como comandante en jefe de la Fuerza Armada y policial le pedimos ordene que cese de inmediato la intervención violenta de estos cuerpos para controlar las marchas y manifestación de los que se oponen al gobierno y que han provocado enfrentamientos con los dolorosos saldos ya conocido por todos y que no se debe permitir sigan ocurriendo.

Al RESTO DEL GOBIERNO NACIONAL Y A LOS SECTORES DE OPOSICIÓN

Les invitamos a reflexionar seriamente en la siguiente verdad: la violencia siempre traerá más violencia y consecuencias tristes y lamentables no deseadas por nadie; mientras que los métodos de no violencia, se han convertido en este siglo en el arma más poderosa y eficaz en las luchas sociales y política de muchos pueblos; les exhortamos a observar los métodos del gran luchador político y social Mahatma  Gandhi, quien finalmente el 15 de agosto de 1947, logró la independencia de la India de los británicos, gracias a métodos sin violencia, sin odios, venganzas ni resentimientos. Manifestó su inconformidad por el dominio británico y enfrentó leyes que discriminaban a los hindúes en Sudáfrica, su método principal fue la resistencia pacífica y la no violencia. Sus métodos liberaron un país sin levantar nunca la mano contra su prójimo y esto fue poderoso y eficaz, porque es el método aprobado por la palabra de Dios para una lucha de ideales. Por eso les invitamos a escoger ese método de Dios, que es la valoración humana, la sabiduría, la comprensión, el amor, la aceptación de las diferencias, el perdón, la reconciliación y el debate de ideas como armas principales en nuestra lucha. Estas también fueron las armas de Martin Luther King en los Estados Unidos y de Nelson Mandela en el África y todos ellos escribieron páginas preciosas en nuestra historia contemporánea. La Biblia enseña que seamos imitadores de lo bueno y declara felicidad sin límites a los pacificadores.

AL RESTO DEL PAÍS

Como iglesia cristiana llamamos al país a una reconciliación nacional como hermanos, y para esto, todos y cada uno de nosotros debemos colaborar y aportar; necesariamente tenemos que perdonarnos unos a otros, todos somos venezolanos o extranjeros cobijados por esta hermosa tierra, juntos podemos levantar y reconstruir nuestra nación, que es por demás rica en recursos naturales y muy bendecida por Dios. Hagamos un alto, y no permitamos  más que las diferencias políticas nos sigan enfrentando cómo enemigos, hasta generar violencia los unos contra los otros, podemos tener acuerdos en medio de la diversidad, y unir fuerzas para juntos levantar nuestra nación; echemos fuera el espíritu de división que lo que hace es destruir y asolar; por eso el Señor Jesús dice en su palabra en Lucas 11:17  "Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae"; la división enfrenta, socava y trae destrucción, la unidad consolida, nos hace más fuertes y eficaces; unámonos todos y venzamos la división, juntos levantaremos la nación y seremos el mejor país del mundo.

POR ÚLTIMO, COMO UN APORTE QUE CREEMOS RESOLVERÁ DEFINITIVAMENTE LOS MOMENTOS DE TENSIÓN QUE VIVIMOS, PROPONEMOS:

  1. Creemos que la primera medida a tomar, que ya la hemos pedido al señor presidente y que contribuirá de manera efectiva a bajar la tensión social y la violencia que hoy experimentamos en todo el territorio nacional, es la suspensión inmediata de la Asamblea Nacional Constituyente. Por razones muy obvias, no aporta ninguna solución a la crisis que vivimos todos los venezolanos, además que es rechazada por un amplio sector de la vida nacional
  2. La formación de un gobierno de transición, de unidad nacional, el cual no deberá actuar con deseos de retaliaciones políticas. Compuesto de forma proporcional por personalidades independientes que sean representativos de todos los sectores de la vida nacional; con una participación igualmente proporcional pero minoritaria de los dos factores políticos en conflicto, a fin de enfrentar de manera efectiva la crisis en el área económica, social, humanitaria e institucional. Para facilitar y aligerar esta posibilidad sugerimos a nuestro presidente, por el bien de todos los hijos de esta patria, como un acto de mucha valentía, que lo ennoblecerá ante los ojos de todos, como lo haría un buen padre de familia, que renuncie a su cargo como presidente de la República tal y como se lo autoriza la Constitución en su artículo Nº 233, y así evitaría nuevos enfrentamientos entre hermanos venezolanos.
  3. Este gobierno de unidad nacional debe tener una duración máxima de un año, después de lo cual, debe llamar a elecciones presidenciales. Durante su ejercicio se renovarán todos los poderes públicos: TSJ, CNE, FGR, Defensoría del pueblo y la CGR. Además, este gobierno de transición debe propiciar junto a la Asamblea Nacional la activación de una ley de desarme nacional, con la finalidad de disminuir la violencia, a fin de generar un clima de seguridad y paz para toda la ciudadanía.

Las personas que participen del gobierno de transición no deberán ser elegibles al término de su gestión en las próximas elecciones, para que su enfoque sea únicamente el de atender la crisis que vivimos y para preparar al país para elecciones fuera de este clima de violencia.

  1. Realizar las elecciones vencidas de gobernadores y consejos legislativos regionales, juntas o separadas a las de alcaldes y concejos municipales este mismo año.
  2. El gobierno de transición debe negociar la salida en el corto plazo de todo el personal extranjero que está haciendo vida en la administración pública y en cualquier otro organismo del estado venezolano, para que la crisis sea resuelta de manera soberana exclusivamente por los venezolanos.
  3. Liberar de inmediato a todos los presos políticos y a todos los jóvenes que han sido encarcelados por intermediación de un tribunal militar siendo ellos civiles.
  4. Activar una campaña de reconciliación nacional. Encabezada por el gobierno de transición y ejecutada por todos los medios de comunicación social, donde las iglesias, incluyendo la cristiana evangélica, debemos jugar un papel preponderante y práctico que permita su urgente e inmediata implementación a nivel nacional.
  5. Abrir de inmediato un canal humanitario que acepte toda la ayuda internacional necesaria para paliar la enorme crisis de desabastecimiento que afecta a la mayoría de los venezolanos. La iglesia cristiana evangélica, como institución ya ubicada en todas las comunidades a lo largo y ancho de todo el país, se pone a la orden del gobierno de transición para ser un medio logístico efectivo, que haga posible que toda la ayuda llegue a su destino, de manera especial a la gente humilde, desposeída y más castigada por esta crisis.

Creemos firmemente que la implementación de estos ocho puntos ya descritos en esta propuesta, nos permitirá salir prontamente en paz, y de forma democrática de esta encrucijada en la que nos encontramos en este momento.

 “Dios exhibirá tu justicia (Venezuela) como la luz, y tu derecho como el mediodía”. Salmos 37:6

Es justo y realizable lo que pedimos: Federación Centro Cristiano para las Naciones (CCN),  Ministerio Rocío del Espíritu Santo (MIRES), Iglesia Centro de Esperanza, Confederación Unión de Iglesias Cristianas de Venezuela (UNICRISTIANA DE VENEZUELA) Red Internacional de Ministerios Amigos (REDIMA), capítulo Venezuela, Ministerio Caminata de Oración, Centro Apostólico Familiar, Casa de Su Gloria internacional, Ministerio Ciudadanos del Reino, Iglesia Dios con nosotros (Edo. Anzoátegui), Iglesia de Jesucristo Marcan.

Apóstol Elba de Ávila
Apóstol Elba de Ávila

Nacida en 1961 en Argentina. Casada con el Apóstol Guido Raúl Ávila. Madre de 3 hijos. Licenciada en Teología egresada ...

- Ver más
Síguenos